El chocolate da más placer que un beso apasionado

1
Que el chocolate está de moda lo demuestra la cantidad de sorprendentes estudios que se están realizando sobre este producto y sus virtudes. Recientemente, el Mind Lab ha dado a conocer los resultados de un estudio en el que se ha determinado que dejar que el chocolate se derrita en la lengua es más placentero que un beso apasionado.


O, al menos, eso se deduce si científicamente se observan las reacciones del cerebro y los latidos del corazón de distintos parejas veinteañeras mientras primero derretían trozos de chocolate en sus bocas y posteriormente se besaban, eso sí, sin abrazarse.


Como han concretado los científicos, el chocolate provocó una excitación mayor que el beso y duplicó los latidos cardíacos de los voluntarios que participaron en el estudio. “Se trata de un estímulo que en muchos casos fue hasta cuatro veces más prolongado que el beso más apasionado”, han afirmado para después señalar que el chocolate contiene sustancias que tienen un efecto psicoactivo, pero que el secreto para una mayor excitación pudiera estar en dejarlo derretir en la boca. Además, el estudio acabó con la creencia de que la mujer prefiere el chocolate más que los hombres, ya que se encontraron las mismas reacciones en ambos sexos.

Pero no es este el único estudio que recientemente ha tenido como protagonista al chocolate y sus efectos. Otras dos investigaciones, una británica y la otra norteamericana, se centraron en el análisis de los cambios registrados en la actividad cerebral cuando se toma chocolate. Ambos llegaron a la conclusión de que este producto favorece la circulación sanguínea en el cerebro gracias a los flavonoides, una sustancia antioxidante que se encuentra en el cacao.

En la primera investigación, realizada por el doctor Ian Macdonald en la Escuela de Medicina de Nottingham (Reino Unido), los jóvenes que tomaron una bebida chocolateada rica en flavonoides incrementaron la circulación sanguínea en sus cerebros durante un periodo de dos a tres horas. Macdonald afirmó asimismo que investigaciones más extensas podrían mostrar un potencial prometedor en bebidas ricas en flavonoides para tratar a personas de edad avanzada que hayan sufrido pequeños ataques cerebrales y que padezcan demencia.

El segundo estudio fue desarrollado por Norman Hollenberg, de la Escuela de Medicina de Harvard (EEUU), que también mostró un crecimiento claro del flujo sanguíneo en el cerebro de las personas que consumieron una bebida rica en flavonoides. En concreto, Hollenberg estudió los efectos del cacao en los indios Kuna, en Panamá, que lo consumen regularmente y no sufren hipertensión arterial ni degeneración cerebral. Eso sí, a pesar de los prometedores resultados, este investigador consideró, que los efectos del cacao sobre el cerebro todavía deben ser verificados con ensayos clínicos mucho más extensos.

1 comentario

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.