Bombón de mazapán y Grand Marnier

0
Bombón de mazapán de naranja al gran Marnier

Hoy os traigo una receta de bombones caseros para los amantes del mazapán y la naranja. Mi manera de confitar las naranjas quizás a algunos os parezca “un poco cansina” pero es que de verdad, es la manera en la que para mí quedan deliciosas (¡tengo gente que puede confirmarlo!). Casi todas las cosas ricas o elaboraciones que sean súper sabrosas requieren su tiempo en pastelería. :-) La pastelería, el chocolate, hacer bombones y sobre todo en casa, necesita mimo y paciencia.

Yo estos bombones pienso que quedan muy bien con chocolate con leche o con algún chocolate caramelo como los que tienen Valrhona (Caramélia) o Barry (Lactée Caramel). De todos modos y como todas las recetas del mundo, tenéis que hacerla como más os guste a vosotros, y si os gusta por ejemplo con un chocolate al 60% ¡adelante!

 

RECETA BOMBÓN DE MAZAPÁN Y GRAND MARNIER

Harina de almendras (de buena calidad)

750 g

Azúcar

1 kg

Agua

300 g

Naranja confitada picada

350 g

Grand Marnier

125 ml

 

 

ELABORACIÓN

  1.  Poner el polvo de almendra en la amasadora con la pala.
  2. Hacer un almíbar con el azúcar y el agua a 118°C y añadirlo a la almendra poco a poco y con la máquina a velocidad media.
  3. Trabajar hasta que esté bien mezclado, añadir la naranja confitada y por último el licor.
  4. Dejar enfriar y reposar preferentemente de un día para otro. Así se trabajará mejor.
  5. Estirar y hacer rulos; ir cortando y luego bolear, así las tendremos todas más o menos del mismo tamaño.
  6. Atemperar chocolate y con la ayuda de unos de los utensilios para bañar bombones (en este caso como son redondos necesitamos el que es como espiral) vamos metiendo los bombones en el chocolate atemperado y lo sacamos con el espiral, golpeamos un poco en el bol para quitar el exceso de chocolate y ponemos en una rejilla con huecos muy pequeños. A los pocos segundos darle unas vueltas por las rejas, así se nos quedarán con esos picos como vemos en la foto y cuando comience a cristalizar, pasarlos a un papel de horno y de ahí a la nevera bien tapados o ya en un Tupper bien cerrado. Tenéis que estar pendiente en este último paso, ya que si dejáis mucho tiempo el bombón en la rejilla, cuando comience a cristalizar ¡se os quedará pegado ahí! No os preocupéis, cuando no se tiene experiencia suele pasar al principio. 😉 ¡Paciencia!

¡Ya me contaréis qué tal os quedaron estos bombones!

No hay comentarios

Dejar un comentario